Eurocopa 2024 KOHA.net

Rajón

El ministro Dodik se burla de las víctimas del genocidio en Srebrenica

Nenad Nešić

El Ministro de Seguridad de Bosnia-Herzegovina, Nenad Nešić, se burló de las víctimas del genocidio de Srebrenica en una aparición en la televisión serbia "Happy TV".

Nešić forma parte del partido de Milorad Dodik, presidente de la etnia serbia de Bosnia, en la lista negra de los Estados Unidos de América. 

Nešić ha tenido su retórica habitual contra el genocidio de Srebrenica, pero en su última aparición va un paso más allá.

"Si me permiten contar un chiste... en un funeral, al pequeño Muja le pidieron que diera información básica. Dice: "Nacido en Sarajevo, enterrado en Srebrenica, vive en Alemania", dijo Nešić sonriendo.

El presentador le dice entonces que las "Madres de Srebrenica" lo han demandado por una declaración similar, mientras que Nešić responde: "Tal vez ahora también me demanden a mí".

"Esta y otras declaraciones similares son una verdadera indicación de por qué el mundo necesita una resolución sobre el genocidio de Srebrenica. Aunque los mensajes de la resolución son universales y redundan en interés de todo el mundo, su adopción consolidará el mensaje de que la negación del genocidio en Srebrenica es un acto de anticivilización", escribe el medio bosnio "Klix".

El 23 de mayo se celebrará la sesión de la Asamblea General de la ONU sobre la resolución sobre Srebrenica.

VIDEO:

Por el genocidio de más de 8.000 hombres y niños musulmanes en la región de Srebrenica en 1995, más de 50 personas han sido condenadas a casi 700 años de prisión.

La Corte Internacional de Justicia reconoce este acto como genocidio.

Este delito está considerado el más grave cometido en Europa después de la Segunda Guerra Mundial, y por él más de 50 personas han sido condenadas a un total de unos 700 años de prisión.

Entre ellos se encuentran el presidente de la República Srpska en tiempos de guerra, Radovan Karadžić, y el comandante en jefe del ejército serbio de Bosnia en ese momento, Ratko Mladić.

A pesar de las decisiones de los tribunales internacionales, el Belgrado oficial y las autoridades de la entidad serbia de Bosnia-Herzegovina, la República Srpska, no aceptan que se haya cometido genocidio en Srebrenica.