Cultura

Petrit Halilaj y el gran sueño con "Runik" en México

texto alternativo

"Era una especie de broma, en parte utópica. Él dijo: 'Oh, tal vez pueda hacer algo al respecto'. Aeroméxico apoya mucho al Museo Tamay. Vengo de Europa del Este, y en los Balcanes las cosas lógicas son imposibles, pero los grandes sueños se pueden hacer realidad", dice Petrit Halilaj al hablar de su trabajo en el avión de la compañía aérea "Aeroméxico", que vuela durante la exposición de su "Runik" sigue abierto en la Ciudad de México

Ciudad de México, 27 de febrero (ARTNoticias) – Si tienes la suerte de viajar con la aerolínea Aeroméxico, es posible que te encuentres en un avión que lleva una obra de arte propia. La pintura, que aparece en el lateral del avión, muestra una gallina que parece volar mientras el avión despega, mientras que "Desde Runiku con amor", reza el texto en albanés escrito en el cuerpo del avión.

El artista detrás de esta obra es Petrit Halilaj, el joven artista kosovar que sigue siendo una sensación, con sus grandes instalaciones apareciendo en bienales y museos de toda Europa. Halilaj nunca ha sido alguien que siga las reglas establecidas por las instituciones (una vez usó fondos de la Bienal de Berlín para construir una nueva casa para su familia), por lo que tiene sentido que su primera exposición en América Latina exista no solo dentro de las paredes del museo. , pero también en forma de avión que viaja alrededor del mundo.

Imagen
Imagen de la exposición de Petri Halilaj, “Runic”, 2023-2024, en el Museo Tamayo, Ciudad de México. Foto: Gerardo Landa Rojano

Ahora puedes viajar en ese avión de Aeroméxico a la Ciudad de México, donde, en el Museo Tamayo, Halilaj está haciendo algo con un análisis de carrera. La exposición incluye una variedad de obras de arte que dan testimonio de sus diferentes estilos: esculturas de flores gigantes, avatares con forma de pájaros y patas de pollo descomunales. Todos están ubicados dentro del icónico atrio del Museo Tamayo, que, al igual que el arte de Halilaj, traza la división entre las ambigüedades naturales e industriales.

Todo el arte que produce Halilaj tiene una energía fantástica, como si no pudiera ubicarse en nuestro universo. Pero cuando Halilaj habló esta semana desde su apartamento de Berlín a través de Zoom, quedó claro que su arte es simplemente un reflejo de su mundo. Sus paredes estaban cubiertas de plantas verdes y hablaba de la alegría de tener 12 canarios en casa durante la cuarentena.

"Realmente creo en explorar la idea de qué es la vida y qué puede ser el trabajo", dijo con una sonrisa. "Sabes, algunos de mis proyectos han mejorado mi vida".

Para conocer más sobre la exposición en el Museo Tamayo, "ARTnews" habló con Halilaj, quien también está a punto de preparar una obra arriba para el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York.

Imagen
Imagen de la exposición de Petri Halilaj, “Runic”, 2023-2024, en el Museo Tamayo, Ciudad de México. Foto: Gerardo Landa Rojano

ARTnews: La arquitectura del Museo Tamayo, ubicado en el Parque Chapultepec de México, tiene una rica historia. ¿Cuánto tuvo en cuenta este hecho durante la realización de esta exposición?

Aleluya: Realmente necesitaba conocer el espacio. Necesitaba saber la intención de [el artista Rufino Tamayo, fundador del museo], cómo el museo tenía su propia identidad, cómo se relacionaba México con las voces internacionales. Conocer el espacio, los animales, los perros del parque, las aves... era muy importante. Existe una relación incomparable entre el espacio interior y exterior, entre la naturaleza y las obras inquietantes hechas por el hombre. Me emocioné mucho cuando la directora del museo [Magalí Arriola] me dijo que alguien pone flores todas las semanas en el patio. No ha visto quién pone estas flores porque ocurre durante el fin de semana. Estaba pensando: ¡Guau! Y yo tampoco quería saberlo. Quizás sea alguno de los guardias o alguna de las personas que trabajan en los almacenes del museo.

ARTnews: A menudo has reflexionado sobre la idea de lo que constituye un hogar y, de hecho, la exposición en Tamayo incluso incluye una escultura que pretende replicar la estructura de la casa de tu familia en Kosovo.

Aleluya: José [Esparza Chong Cuy, curador de la exposición] y yo comenzamos a hablar de la diferencia entre una casa como objeto y una casa como entidad. Aquí es donde entra en juego mi dificultad para entrar a México. No pude solicitar visa porque México no tiene relaciones diplomáticas con Kosovo. Hace muchos años que no puedo ir a México, sólo cuando conseguí un pasaporte italiano a través de Álvaro (Urbano, el artista con el que está casado Halilaj). Cuando finalmente obtuve mi pasaporte, decidimos pasar nuestra luna de miel en México. Magali nos hizo un recorrido por el espacio y nos invitó a hacer la exposición. Ya me estaba imaginando las gallinas y cada detalle del espectáculo. Me preguntó: "¿Estás disfrutando del espacio?" Y yo respondí: "Lo amo". Mi primer paso fue poner gallinas y otros animales alrededor del museo y empezar el jardín. Pero debido a la recaudación esto no fue posible.

ARTnews: La exposición se titula "Runic", en honor a un asentamiento neolítico en Kosovo, que usted ha tratado varias veces en su arte. El público mexicano, tal vez, no tenga nada que ver con la historia de Runic. ¿Qué te molesta?

Aleluya: El título de la exposición hace referencia a un lugar preciso en el tiempo y el espacio geográfico, tan lejano como puede llegar a ser una tierra imaginaria. El veintinueve por ciento de los visitantes nunca ha oído hablar de él. Además, México, como muchos otros países del mundo, no reconoce a Kosovo. Sabía que los albaneses de Kosovo no vendrían a la exposición porque no podían entrar.

Imagen
Imagen de la exposición de Petri Halilaj, “Runic”, 2023-2024, en el Museo Tamayo, Ciudad de México. Foto: Gerardo Landa Rojano

ARTnews: ¿Cómo se realizó la puesta en marcha de "Aeroméxico"?

Aleluya: Desde el principio quise hacer algo que no estuviera en un museo. Me alegré de tener la oportunidad de integrar los peces mexicanos de Pierre Huyghe [parte de una obra permanente en el museo]; normalmente, otros artistas cerraban esa pieza durante sus exposiciones. Pero estaba hablando con José y le dije: "No puedo creer que nadie pueda venir de Kosovo a ver mi exposición. "Tal vez deberías enviar un vuelo de Aeroméxico a Kosovo una vez y luego traerlo de regreso". Fue una especie de broma, en parte utópica. Él dijo: “Oh, tal vez pueda hacer algo al respecto. 'Aeroméxico' apoya mucho al Museo Tamayo”. Vengo de Europa del Este y en los Balcanes las cosas lógicas son imposibles, pero los grandes sueños pueden hacerse realidad. Entonces entendí esa lógica. La conversación se convirtió en una reunión. Aquel encuentro se convirtió en una conversación más y la gente de Aeroméxico lo aceptó como una idea.

Utilicé la misma técnica que algunos dibujos que había hecho cuando era niño en un campo de refugiados. Recuerdo a las gallinas como mis amigas. Quería saber qué significa que las personas en un avión puedan volar con una obra de arte, pero también quería hacer preguntas sobre inmigración y quién puede volar y quién puede cruzar fronteras. Me gusta la idea de que sus alas desaparezcan en el ala del avión y que la escritura esté en albanés.

ARTnews: Está claro que los pájaros son símbolos para usted, como lo han sido durante más de una década en su arte. ¿Sientes que su significado ha cambiado para ti a lo largo de los años?

Aleluya: Mucho ha cambiado. Quería jugar con esta idea del hogar como lugar de protección, pero también como lugar de imaginación. Todos mis sentimientos sobre las aves se unen en esta exposición.

ARTnews: Para la inauguración en noviembre usaste un disfraz de pájaro, algo que ya has hecho varias veces antes. ¿Cómo fue la reacción ante eso?

Aleluya: Ese traje es muy importante para mí con todo lo que está sucediendo. Me siento más cómodo como pájaro que como ser humano. Debemos aprender a replantear el espacio público y las relaciones geopolíticas. Es algo conmovedor y el pájaro realmente me ha salvado de esa idea y de pensar al respecto.

Tomado de "ARTnoticias". Traducido por: Enis Bytyqi. El título pertenece al Editor.