Cultura

Scorsese: El cine no está muriendo, se está transformando

"Nunca tuvo la intención de ser una sola cosa, única e inmutable", dijo Martin Scorsese en la "Berlinale", donde fue honrado con el "Oso de Oro" por el trabajo de su vida. "Tal vez el cine solía existir", explicó. Hoy en día, con el rápido desarrollo de las tecnologías, las plataformas del cine están cambiando, pero el director cree que todavía podemos conservar una cosa: la "voz individual". "La voz individual, debo decir, se puede expresar en TikTok o en una película de cuatro horas o en una miniserie", dijo. "No creo que debamos dejar que la tecnología nos asuste. Simplemente, hay que orientarlo en la dirección correcta", afirmó, añadiendo que se debe permitir que aparezcan visiones personales y no simplemente "algo que se consume y se desecha".

"Describe a Martin Scorsese en una palabra", fue la pregunta que le hizo un periodista en el Festival Internacional de Cine de Berlín, el director y productor respondió simplemente: "Es un misterio".

Si hay algo que hay que decir es que Scorsese es sin duda un monumento en la historia del cine.

El director y productor de 81 años ya ha sido honrado con varios premios a su trayectoria, incluido el del Festival Internacional de Cine de Berlín, "Berlinale", que lo honra con el "Oso de Oro" a su trayectoria.

El director también está comprometido con la preservación cinematográfica y es un ferviente promotor del cine clásico y restaurado. Esta pasión también se dejó sentir en la rueda de prensa celebrada el martes, antes de la entrega de premios, donde habló extensamente de obras de todas las épocas y partes del mundo.

Pero otro periodista le preguntó cómo califica su influencia sobre otros cineastas.

Cuando era más joven, Scorsese respondió que "estaba lleno de ambición y ego", bromeando en la siguiente frase diciendo que probablemente nunca perdió esos rasgos de carácter. Pero añadió: "Lo intento, porque a veces se interpone en mi camino".

Desde 1967, Scorsese ha realizado 26 largometrajes y muchos otros documentales.

Su último trabajo, Killers of the Flower Moon, se centra en el asesinato sistemático de miembros de la comunidad Osage por sus tierras ricas en petróleo por parte de colonos blancos en la década de 1920, una historia basada en hechos históricos.

La película recibió diez nominaciones al Oscar, incluida una para Lily Gladstone, quien se convirtió en la primera nativa americana en ser nominada a un Oscar.

Pero además de los elogios, Scorsese no es ajeno a la controversia sobre sus películas.

A continuación presentamos cinco de las controversias cinematográficas que también forman parte del increíble legado de Martin Scorsese.

A menudo se le ha acusado de glorificar la violencia.: El director ha identificado su actividad con temas como: actitudes machistas, violencia sangrienta y "culpa católica" - en las primeras etapas de su carrera.

La violencia gráfica de "Taxi Driver" (1976) y el hecho de que Jodie Foster, entonces de 12 años, asumiera el papel de una niña prostituta, hicieron que fuera valorada como una obra controvertida, poniendo en duda esta obra maestra que ganó el " Palma de Oro".

A la infame reputación de la película contribuyó el protagonista, que interpretó una obsesión delirante desarrollada por un hombre llamado John Hinckley Jr., que intentó asesinar al presidente Ronald Reagan en 1981 porque quería "tratar de 'impresionar a Jodie Foster'.

Para algunos críticos, Scorsese debería condenar más directamente el comportamiento de sus protagonistas en sus películas.

Pero Scorsese considera que esas posturas moralistas son "más que aburridas", como dijo recientemente en una discusión con Timothee Chalamet para "GQ", refiriéndose a la reacción a "El lobo de Wall Street" (2013) hace una década. La película también fue acusada de "glorificar el comportamiento psicopático" en el momento de su estreno.

"La Última Tentación de Cristo" y acusaciones de blasfemia: Antes de descubrir su pasión por el cine, Scorsese originalmente planeó convertirse en sacerdote y todavía se identifica como católico. Exploró cuestiones de fe en muchas de sus películas, pero La última tentación de Cristo (1988) fue la que más enfureció a los católicos conservadores. La película incluye una secuencia en la que Jesús (interpretado por Willem Dafoe) tiene relaciones sexuales con María Magdalena.

Las proyecciones de la película estuvieron acompañadas de protestas; la película fue prohibida en varios países, incluida Argentina, lugar de nacimiento del Papa Francisco. Mientras tanto, las relaciones entre el Vaticano y el provocativo director católico parecen haberse descongelado. Tras la proyección de la película "Silencio" en 2016 en Roma, sobre la persecución de los cristianos jesuitas en el Japón del siglo XVII, donde Scorsese tuvo su primer encuentro con el Papa.

A principios de este año, Scorsese anunció que estaba planeando otra película sobre Cristo, basada en la novela "A Life of Jesus".

Se ha ganado enemigos de los fans del Universo Cinematográfico "Marvel": En una entrevista de 2019 con la revista Empire, Scorsese declaró que no consideraba que las películas de superhéroes de Marvel fueran producciones cinematográficas. Los comparó con "parques de diversiones" y argumentó que carecían de la profundidad emocional y psicológica que asociaba con el verdadero cine. Los directores y estrellas del Universo Cinematográfico de Marvel fueron convocados para reaccionar ante sus comentarios y defender la megafranquicia.

Este tema se ha convertido en un debate interminable entre él y los fans de los superhéroes de "Marvel".

Su costosa asociación con Netflix llamó la atención, y no debemos temer a TikTok: Incluso el propio Scorsese ha coincidido en que la industria cinematográfica necesita cambiar. Si bien una vez afirmó que los servicios de streaming estaban "devaluando" el cine al reducir las películas a "contenido", más tarde se asoció con Netflix para The Irishman (2019), su película con Robert de Niro, Al Pacino y Joe Pesci. El director explicó que nadie más en Hollywood estaba dispuesto a pagar por la producción, que contaba con una pionera y costosa tecnología de rejuvenecimiento. El presupuesto de esta película se estimó en hasta 250 millones de dólares. A pesar de lo que se pueda concluir de sus declaraciones, Scorsese no cree que el cine esté muriendo: “Se está transformando. Nunca tuvo la intención de ser una sola cosa, única e inmutable", dijo en el Festival de Cine de Berlín. Quizás el cine solía existir, explicó. Hoy en día, con el rápido desarrollo de las tecnologías, las plataformas cinematográficas están cambiando, pero el director cree que todavía podemos conservar una cosa: "La voz individual".

"Debo decir que la voz individual se puede expresar en TikTok o en una película de cuatro horas o en una miniserie. No creo que debamos dejar que la tecnología nos asuste. Sólo hay que dirigirla en el dirección de la derecha", afirmó, añadiendo que se debe permitir que aparezcan visiones personales y no simplemente "algo que se consume y se desecha". "Lo que está de moda muere en un día", subrayó el célebre director.

Se le acusa de hacer películas que carecen de personajes que representen mujeres fuertes: Este debate ha estado presente a lo largo de su carrera, pero se reavivó tras el estreno de "El irlandés", donde los personajes sólo pronunciaron unas pocas palabras durante las tres horas y media de duración de la película. Pero una inmersión más profunda en sus películas revela que el influyente director también ha dirigido obras con actrices fuertes y ha ofrecido representaciones más matizadas de mujeres, como Alice Doesn't Live Here Anymore (1974) y The Age of Innocence" (1993), o su última serie en "Netflix" con el ícono de Nueva York, Fran Lebowitz.

El director describe su trabajo como una exploración de la humanidad que poco tiene que ver con la división de género, como destacó en una reciente entrevista con "The Guardian": "Intento encontrar quiénes somos como seres humanos, como organismo, de a de quien está hecho nuestro corazón".

Tomado de "Deutsche Welle". Traducido por: Enis Bytyqi