Eurocopa 2024 KOHA.net

bote

Europa en alerta ante la "nueva arma" de Rusia.

Ataques rusos

Los servicios de seguridad de toda Europa están en alerta ante "una posible nueva arma de la guerra híbrida de Rusia" (incendios provocados y sabotajes) tras una serie de misteriosos incendios y ataques a infraestructuras en los Estados bálticos, Alemania y el Reino Unido, según The Guardian.

Cuando se produjo un incendio en Ikea en Vilna, Lituania, este mes, pocos dieron aviso hasta que el Primer Ministro polaco, Donald Tusk, sugirió que podría haber sido obra de un saboteador extranjero.

Los investigadores han alegado la participación rusa en un incendio en el este de Londres, un incendio que destruyó el centro comercial más grande de Polonia, un intento de sabotaje en Alemania y graffitis antisemitas en París.

Si bien no hay evidencia de que alguno de estos incidentes en todo el continente haya sido coordinado, los servicios de seguridad creen que pueden ser parte de un esfuerzo sistemático de Moscú para desestabilizar a Occidente, que ha apoyado a Ucrania.

Según las autoridades europeas, después de la Guerra Fría las operaciones de inteligencia extranjeras consistían en espías, pero en la era de las redes sociales es fácil contratar vándalos, por cientos de euros o con criptomonedas.

Es tan grande la preocupación de que estos ataques híbridos puedan ser obra de Rusia que la cuestión se planteó en una cumbre de ministros de Asuntos Exteriores y de Defensa celebrada en Bruselas esta semana.

Un ministro, que pidió no ser identificado, dijo que estaban profundamente preocupados por "el sabotaje, el sabotaje físico, organizado, financiado y llevado a cabo por representantes rusos".

La semana pasada, el primer ministro polaco, Tusk, reveló que las autoridades habían arrestado a nueve personas en relación con actos de sabotaje presuntamente llevados a cabo a instancias de los servicios rusos.

Dijo que los delitos supuestamente incluían "palizas, incendio provocado e intento de incendio". Los investigadores polacos están investigando si Rusia estuvo involucrada en el incendio del centro comercial de Varsovia, una afirmación que la embajada rusa describió como una teoría de la conspiración.

El portavoz de la empresa "Ikea" afirmó que continúan las investigaciones sobre el origen del incendio en Lituania, pero fue uno de los ejemplos, junto con un intento de incendio en una fábrica de pinturas en Polonia, que Tusk mencionó en la advertencia sobre posibles interferencia extranjera.

En abril, un británico fue acusado de orquestar un ataque incendiario contra dos unidades vinculadas a un empresario ucraniano en un polígono industrial en Leyton, al este de Londres, después de haber sido supuestamente reclutado por la inteligencia rusa. Se alega que estaba "comprometido a atacar empresas relacionadas con Ucrania para beneficiar al Estado ruso".

El martes, el Ministro de Defensa de Estonia, Hanno Pevkur, dijo en la Cumbre de Defensa de la UE que el país ya había sido víctima del sabotaje ruso.

"Han llevado a cabo operaciones similares en Estonia. Contrataron a 10 personas para atacar el coche del ministro del Interior y el de un periodista. Este es el comportamiento normal de los rusos. Lamentamos decirlo, pero debemos entender que Rusia es cada vez más agresiva hacia los países europeos y también hacia los países de la OTAN", afirmó.

Poco después fueron arrestadas seis personas, entre ellas ciudadanos rusos y ciudadanos con doble nacionalidad ruso-estonia, por el ataque al Ministro del Interior de Estonia y a un periodista.

En Alemania también hay sospechas de ataques impulsados ​​por la inteligencia extranjera, tras una ola de ciberataques en 2023 por parte de un grupo de hackers vinculado a la inteligencia rusa.

El mes pasado, dos ciudadanos germano-rusos fueron arrestados bajo sospecha de planear ataques de sabotaje, incluso en una base militar en Baviera. El principal sospechoso está acusado de planear una explosión, un incendio provocado y de mantener contactos con la inteligencia rusa.

Los investigadores en Francia están investigando si los grafitis pintados en un monumento al Holocausto en París la semana pasada fueron ordenados por los servicios de seguridad rusos.

Los funcionarios europeos temen que los ataques se sumen a una campaña de desinformación que ya está muy extendida en toda Europa. El miércoles, varias escuelas de Atenas fueron evacuadas tras una falsa alerta de bomba. La policía lo rastreó hasta un servidor ruso y dijo que la falsa alarma tenía como objetivo "perturbar el orden público".

Los países de la UE están siguiendo estos acontecimientos. El Centro Nacional de Gestión de Crisis de Lituania (NKVC) ha advertido a las empresas, incluidos los centros comerciales y las organizaciones que apoyan a Ucrania, que aumenten la vigilancia.

"El nivel de amenaza es bastante alto. Llamamos a la población a permanecer alerta", afirmó el líder del NKVC, Vilmantas Vitkauskas.

El lunes, el coordinador nacional holandés para la seguridad y la lucha contra el terrorismo advirtió sobre el riesgo de operaciones subversivas en los Países Bajos, incluido "el espionaje y el posicionamiento previo para sabotear infraestructuras vitales".

El martes en Bruselas, la ministra de Defensa holandesa, Kajsa Ollongren, dijo que Rusia está "tratando de intimidar" a los países de la OTAN, haciendo vulnerables a los estados miembros de la UE.

"Sí, somos vulnerables. Contamos con infraestructura vital. Tenemos infraestructura marina, tenemos suministro de electricidad, suministro de agua, somos vulnerables a los ciberataques. Ahora estamos viendo en algunos países europeos que Rusia está tratando de desestabilizarnos y también de intimidarnos. Creo que esta ha sido una forma en la que Rusia y también la Unión Soviética han trabajado a lo largo de la historia, en los 75 años de la OTAN creo que lo hemos visto a menudo”, afirmó Ollongren.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, también acusó a Moscú.

"Hemos visto varios arrestos en toda la alianza y en varios países aliados de la OTAN de personas acusadas de incendio provocado o sabotaje. Por supuesto, estos son procesos legales en curso. Pero lo que puedo decir es que hemos visto un aumento de la actividad de inteligencia rusa en toda la alianza. Por eso hemos aumentado nuestra vigilancia", afirmó.